El recuerdo de la mayor gesta de la historia antártica a cargo del Piloto Pardo y la “Yelcho”

Fotografía tomada por el fotógrafo y tripulante de la expedición a bordo del “Endurance”, Frank Hurley. Los náufragos en el momento del rescate, al fondo la “Yelcho” comandada por el Piloto Pardo. 

En 1916, un grupo de marinos a bordo de la precaria escampavía “Yelcho” comandada por el Piloto Luis Pardo, logró una de las hazañas más recordadas y épicas que recuerde la historia antártica, al lograr rescatar desde la Isla Elefante a Sir Ernest Shackleton y sus hombres, luego de su fallida expedición en el Continente Blanco al naufragar el “Endurance” entre el hielo polar.

La historia comenzó dos años antes, cuando el afamado explorador decidió hacer su mayor aventura; atravesar la Antártica desde el mar de Wedell al mar de Ross, expedición que fracasaría por las duras condiciones climáticas que terminaron por atrapar la embarcación.

Shackleton y su tripulación lograron llegar a la Isla Elefante a bordo de botes salvavidas, donde debieron permanecer más de seis meses, mientras Shackleton hacía numerosos esfuerzos por conseguir ayuda y salvar a sus hombres.

Tras varios intentos de rescate fallidos, Shackleton decide hacer un último intento solicitando a la Armada de Chile poner a disposición alguna embarcación que trajera con vida a la malograda tripulación del “Endurance”.

La institución naval chilena, y con autorización del propio Gobierno, no dudaron en facilitar el rescate, y para ello, se eligió a la escampavía “Yelcho” y al Piloto Pardo como responsables de la incierta misión.

A pesar de que la “Yelcho” era una vieja embarcación que no contaba con calefacción, ni radio ni sistema eléctrico, se confiaba en la experiencia y liderazgo del piloto Luis Pardo y su gente, quienes zarparon desde Punta Arenas el 25 de agosto de 1916 decididos a traer sanos y salvos a los exploradores.

Sorteando el clima y dureza de los canales australes, la “Yelcho”, luego de varios días de navegación, logró divisar a los náufragos, quienes no pudieron contener su alegría y entusiasmo. El rescate estaba a la vista.

Sanos y salvos

EL regreso no fue fácil para la precaria embarcación chilena, sin embargo, la pericia y sabiduría del Piloto Pardo fueron suficientes para traer a su gente y a los 22 exploradores de regreso a casa, donde en Punta Arenas y luego en Valparaíso fueron recibidos por autoridades y la población como se merecían, verdaderos héroes.

La historia que sigue ya es conocida, Shackleton consiguió sobrevivir para contar su experiencia por mucho tiempo más y recibir numerosas distinciones, junto con agradecer al Gobierno de Chile por su colaboración y esfuerzo.

Reconocimiento y humildad

Por su parte, el Piloto Pardo fue ascendido a Piloto Primero (aunque en realidad el ascenso le correspondía por derecho propio, al cumplir los requisitos formales de acuerdo al reglamento institucional), su trabajo fue anotado como nota de mérito especial en su Hoja de Vida, además de figurar en la Orden del día con honor en los buques y reparticiones de la Armada.

Las escasas publicaciones que hablan de la proeza de Pardo y sus hombres, narran que con humildad habría rechazado veinticinco mil libras esterlinas ofrecidas por el gobierno británico, al considerar que solo había cumplido una misión encomendada como marino de Chile.

Luego de servir durante tres años más en la Armada de Chile, el Piloto Luis Pardo Villalón se acogió a retiro en mayo de 1919.

El gobierno chileno de la época, lo nombró Cónsul en Liverpool, y falleció el 21 de febrero de 1935, a los 54 años. @prensaantartica

+ Info: ARMADA.CL   ENDURANCE

About these ads

11 pensamientos en “El recuerdo de la mayor gesta de la historia antártica a cargo del Piloto Pardo y la “Yelcho”

  1. Sin desmerecer a Pardo y sus hombres, yo diría que la gesta de Shackleton -una verdadera odisea- es mucho mayor, y compite con las de Scott y Amundsen. No nos pongamos chauvinistas.

    Me gusta

    • Sin desmerecer a Pardo y sus Hombres; este integrante de la Armada de Chile cumpliò con las òrdenes de sus superiores, prestando ayuda al necesitado.

      Me gusta

    • Sin desmerecer a Shackleton, y sus grandes hombres , diría se metió en algo que no pudo resolver y tuvo que pedir ayuda como desesperado o habría pasado a la historia por su fracaso y la muerte de sus hombres. Decir que los salvó un Chileno y su humilde tripulación es solo la verdad y contarlo no es chauvinismo. Ofender gratuítamente no es propio de gente de principios.

      Me gusta

    • Sin desmerecer los comentarios, repiten la misma discutible lógica que tuvieron los organizadores de la comida ofrecida a Schackleton en Valparaíso. Habían sentado al Piloto Pardo fuera de la Mesa de Honor, porque tenía un grado menor a los oficiales allí presentes . Al reparar en este hecho, Schackleton se paró de su asiento, fue a buscar al Piloto Pardo y lo trajo a su lado en medio de la ovación de los marinos ingleses sobrevivientes. y de la tripulación chilena del Yelcho Schackleton reconocía que el heroísmo no se mide por el tamaño o importancia de lo realizado, sino por las convicciones y la voluntad con que se realizan estas acciones, aún las más pequeñas

      Me gusta

  2. El explorador irlandes,Sir Ernest Shackleton(1874-1922) es considerado ser un personaje a la par con sus contemporaneos,como el ingles Scott,y los noruegos Nansen y Amundsen.En efecto,los mismos diarios chilenos,lo elogiaron como “El Heroe Irlandes”.

    Me gusta

  3. Pingback: Reserva Naval realizó récord de atenciones en operativo médico en Puerto Williams | Prensa Antartica

  4. Pingback: Destacan labor de la Dirección General del Territorio Marítimo en la Antártica | Prensa Antartica

  5. . A los chilenos nos debe importar los aprendizajes y parámetros morales que podemos extraer de la acción del Piloto Pardo. En primer lugar , su valentía para asumir un rescate extremadamente difícil. que el mismo Schackleton ya había intentado sin éxito Luego su capacidad `para crear confianza en su tripulación, la mayor parte voluntarios. Luego su capacidad profesional para realizar la tarea, y por último, su integridad personal. Se sabe que el Piloto Pardo rechazó una importante suma de dinero de la Corona británica, aduciendo que no la merecía porque ” sólo había cumplido con su deber profesional y humanitario” . Estos valores del Piloto Pardo debieran ser nuestra referencia nacional y no han sido suficientemente resaltados por los historiadores ni por los mismos chilenos. Mi admiración y gratitud al Piloto Pardo

    Me gusta

  6. Pingback: Marina Mercante Nacional: 196 años sirviendo al desarrollo del país | Prensa Antartica

Muchas gracias por comentar en Prensa Antártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s